Tres meses con Ableton Push

Push es mucho más que un controlador. Es un instrumento expresivo y la herramienta ideal para producir música con Ableton Live.

Han pasado tres meses y unos dias desde que estoy usando Ableton Push en mi control room, y todavía sigo asombrado por su diseño y calidad.

La integración de este controlador con Live es profunda. Hacer música se vuelve un proceso rápido, intuitivo y lo más importante: divertido.

Construido como un tanque

Push se ve minimalista y su factura es impecable. El controlador es pesado. No es de plástico barato. Se siente fuerte y solido. Es evidente que todas las decisiones de diseño han sido pensadas profundamente.

Los pads son duros, pero a la vez muy sensibles a la presión. Al interpretar melodías en estos pads me di cuenta de la alta expresividad que ofrece este instrumento.

Los botones tienen cierta resistencia al oprimirlos, pero no es molesta. Cada botón muestra el nombre de su función con leds de diferente color. Si la función no esta disponible, el botón no se ilumina. Esta decisión de diseño, es una de las más elegantes. Push no muestra lo que no es necesario ver. (Como una buena UI).

Los encoders son una delicia para manipular. Ofrecen Un poco mas de resistencia que los encoders de la APC40.

La ubicación de la pantalla esta bien pensada. Los encoders no la obstaculizan. Ofrece feedback de forma clara.

Encoders y control

Los encoders de Push son muy versátiles.

En la parte superior hay 9 encoders cuya función cambia. Se puede ajustar el volumen de los tracks, los paneos y envíos, los parámetros de los devices, la longitud del loop del clip, e incluso, se puede navegar el browser de Live para añadir tracks, sonidos o efectos.

Encoders de Ableton Push

Encoders de Ableton Push

Estas perillas son sensibles al tacto. Con solo tocarlos el display cambia y muestra información relevante.

También hay un encoder dedicado para control del master, otro para ajustar el tempo y otro para añadir swing.

¿Quién necesita faders?

Antes de comprarlo pensé que la falta de faders iba a ser un problema. Estaba equivocado. Los faders no me han hecho falta. Con los encoders se puede controlar el volumen de cada track y grabar automatizaciones. La ventaja: nunca hay que ajustar faders físicos para que correspondan con los faders de la sesión.

La touch strip para pitch bend es una decision acertada. Las ruedas de pitch bend plásticas y mecanicas tienden a fallar. Y no hay nada más desesperante que una rueda de pitch bend dañada que insiste en desafinar todo lo que encuentra en su camino.

Push tiene dos modos principales: “Note” y “Session”.

Session Mode: El viejo (y útil) clip-launcher

En session mode, cada pad iluminado corresponde a cada clip en la vista de session de Live.

En este modo, Push se comporta como un clip launcher clásico. Como el Novation Launchpad o el Akai APC40.

Cada pad se ilumina de un color similar al del clip, lo que hace muy fácil y claro navegar la sesión.

Note Mode: haciendo música como Dios manda

En el modo “Note”, Push se vuelve otro animal. Una herramienta para producir música sin usar el mouse e incluso sin mirar la pantalla.

Secuenciando un Drum Rack con Ableton Push 

Cuando se selecciona un track con un Drum Rack, Push se transforma en un avanzado secuenciador de percusión. Los 16 pads de la esquina inferior izquierda reflejan los samples que tiene cargado el Drum Rack. La sensibilidad de los pads es excelente para grabar ritmos en tiempo real.

Las 4 filas superiores de pads se vuelven un step-secuencer fácil de usar y muy flexible. Por defecto, cada pad del step-sequencer corresponde a una semicorchea, pero eso se puede cambiar con los botones Scene/Grid.

Ableton Push en Note Mode

Ableton Push en Note Mode

Cuando el track seleccionado contiene un sintetizador o un sampler, los pads de Push cambian de color y se vuelven una rejilla de interpretación melodica. Heredera del concepto implementado en el Monome, esta interface me ha abierto la puertas a nuevas ideas, nuevas melodías e incluso, a nuevas formas de ver y hacer música.

Cuando se oprime por segunda vez el botón “Note”, push se vuelve un ste-sequencer melódico polifónico. Así es. Es posible secuenciar paso por paso melodías monofónicas o incluso acordes. Hace un tiempo estaba obsesionado con comprar un Monome, principalmente para poder usar Plane, el secuenciador melódico desarrollado por Stretta. Push me ofrece esa función y mucho más.

El principio…

Me falta usar Push por más tiempo para descubrir todo su potencial.

Tengo que practicar más seguido con esta herramienta y desarrollar una memoria muscular que elimine la fricción de perder tiempo buscando un botón especifico. Hacer música con esta máquina puede volverse tan intuitivo como escribir en un teclado.

Ahora Push es el centro de mi control room. Ha desplazado a mi viejo controlador APC40, e incluso al Axiom, que últimamente solo recolectaba polvo.

Definitivamente la gente de Ableton ha creado el complemento perfecto para crear música electrónica con Live.