Elementos básicos de un estudio de grabación: tratamiento acústico

Difusores de madera

El objetivo del tratamiento acústico en un estudio de grabación es lograr un entorno de escucha ideal para realizar grabaciones y mezclas.

La sala de grabación y el control room deben estar aislados del ruido externo y también estar acondicionados acústicamente en su interior, para que sean lugares óptimos para capturar grabaciones limpias y hacer mezclas detalladas.

Aislamiento

El proceso de aislamiento es costoso. Los estudios de grabación profesionales invierten bastante en mediciones, estudios, diseño y construcción. Para obtener altos niveles de aislamiento acústico se construyen muros y pisos flotantes y se usan vidrios laminados y puertas herméticas.

Las superficies mas densas son las que mejor aislamiento sonoro ofrecen. También se pueden obtener buenos resultados con métodos de construcción liviana, como muros de drywall rellenos de fibra de vidrio.

Si en tu home studio no realizas grabaciones de instrumentos acústicos y la mayoría de sonidos viajan por linea o los creas en tu DAW, puede bastar usar la habitación mas alejada del ruido externo. Para grabar de vez en cuando tomas de voz, una solución como el sE Electronics Reflexion Filter X puede ser muy útil.

Acondicionamiento

El espacio donde haces tus mezclas tiene un papel muy importante en los resultados que vas a obtener.

Si la acústica destaca las frecuencias altas, vas a compensarlo en tu mezcla y puedes terminar con una canción con pocos brillos. Si retumban mucho los bajos en tu control room, vas atenuar estas frecuencias y el resultado puede ser un mix con poco peso, sin punch y con demasiados medios y altos.

¿Entonces?

En los 60s, muchos estudios fueron acondicionados totalmente con materiales absorbentes. Pero esto es un error. La música en este tipo de salas suena opaca, sin vida. Y mezclar en ambientes de esas características extremas resultaba en grabaciones que no se escuchaban bien.

Por eso, es ideal que el campo sonoro de un control room sea difuso. Donde se escuchen los instrumentos y la música de forma natural.

Por medio de materiales y herramientas se puede mejorar la acústica de una sala y corregir errores como reflexiones tempranas con excesivo nivel, ondas estacionarias y exceso de reverberación.

Los materiales absorbentes reducen el tiempo de reverberación del lugar. En las esquinas del control room las trampas para bajos manejan las frecuencias graves problemáticas y los difusores se encargan de producir la sensación de espacio.

Puedes aplicar estas soluciones y mejorar relativamente la acústica de tu home studio.

Para el aislamiento y el acondicionamiento de estudios de grabación profesionales es preferible consultar ingenieros acústicos para que realicen mediciones, estudios del espacio y diseñen las salas.

Este artículo hace parte de la serie Elementos básicos de un estudio de grabación. No olvides suscribirte para recibir los nuevos artículos del blog.