Elementos básicos de un estudio de grabación: monitores

Un productor musical necesita speakers que reproduzcan la señal de audio de forma transparente.

Con una respuesta plana en frecuencias, sin alteraciones tonales y sin coloración. Necesita monitores profesionales de referencia.

Los speakers caseros, de los equipos de sonido están construidos para que suenen “bien”. Usualmente enfatizan las frecuencias bajas y altas. Por este motivo son bastante engañosos. No sirven para saber como esta quedando realmente la mezcla de una canción.

Y a la hora de hacer una producción musical es esencial tener buenos monitores para poder ecualizar, balancear los instrumentos en el espacio y hacer ajustes minuciosos que beneficien la mezcla.

Que monitores necesito

Hay muchas marcas de monitores. Muchas.

Un amigo mío prefiere los Genelec. Un ingeniero de sonido que conocí cuando grababa bandas de rock no cambia sus Dynaudio. Todos dicen que el estándar son los Yamaha NS10.

La gente recomienda los que tiene, los que conoce, los que le gustan.

Lo ideal para encontrar unos buenos monitores, aparte de las recomendaciones de conocidos, es escuchar como suenan. Hacer comparaciones. Fijarse en como reproducen canciones que conozcas muy bien. Buscar los que reproducen la canción como es, sin alterar demasiado su carácter.

Estas comparaciones las puedes hacer en estudios de grabación de amigos, estudios caseros y en tiendas especializadas.

Si no tienes monitores puedes empezar con unos monitores sencillos, de buena marca, ya que en un futuro los podrás cambiar dependiendo de tus necesidades. Pueden ser KRK o M-Audio. Lo importante es dejar de usar parlantes genéricos.

Con el tiempo y el uso yo empece a conocer mis monitores. Conocer sus defectos y sus fallas es esencial para mejorar en cada mezcla.

Un buen monitor también debe ser robusto. Debe manejar bien picos, feedback y sobrecargas.

Activos y Pasivos

Los monitores activos tienen su propia planta de poder en el interior del parlante. Cuestan mas, pero son mas convenientes. Los monitores pasivos requieren un amplificador externo. Son mas baratos.

Los activos son mas fáciles de usar y ocupan menos espacio. Son los que yo tengo en mi control room.

Ubicación

La ubicación de los monitores en el control room es clave para tener una imagen stereo consistente.

La recomendación es que la distancia entre los dos monitores sea la misma que entre el monitor y la cabeza del ingeniero, en su posición de escucha. Formando un triángulo equilátero como se ve en el siguiente diagrama:

También es importante que los monitores este a la misma altura de los oídos. Y se ubiquen verticalmente, preferiblemente sobre sus propios stands. Las vibraciones de un par de monitores sobre la mesa pueden no solo ser molestas, sino arruinar la fase y la respuesta plana en frecuencias del monitor.

Una buena inversión

Me parece importante invertir en monitores profesionales y dejar de usar parlantes caseros o audífonos.

Sweetwater ofrece una buena selección de monitores, y se pueden comparar las diferentes marcas y precios. Es un buen lugar para empezar.

Un buen par de monitores harán que tus mezclas suenen mucho mejor que lo que puede lograr un puñado de plug-ins.

Este articulo hace parte de la serie Elementos básicos de un estudio de grabación.